10 formas para calentar tu hogar sin utilizar calefacción.

Hogar con temperatura natural sin el uso de calefacción


En nuestro post anterior os explicábamos cuáles son los sistemas de calefacción, de los que existen en la actualidad, que son más ecológicos y sostenibles porque emiten menor cantidad de gases efecto invernadero a la atmósfera para que así puedas reducir tu huella climática también durante el invierno.

Hoy vamos a explicaros algunas formas en las que puedes calentar tu hogar sin tener que instalar un sistema de calefacción o, en caso que ya dispongas de uno, reduciendo el uso del mismo, formas que son aún más ecológicas y económicas que las detalladas en el anterior artículo. Si las implementas en tu hogar verás cómo aumentas la temperatura del mismo y podrás evitar o reducir al máximo el uso de calefacción durante el invierno.  

Antes de empezar a detallarte las diferentes formas que puedes emplear para calentar tu hogar sin utilizar la calefacción debes saber que aunque es necesario ventilar todos los días tu hogar también en invierno basta con que abras las ventanas durante 5 minutos o 10 minutos si tus ventanas son pequeñas, al día para que cambies el aire del interior de tu casa sin enfriar las estancias en exceso. De esta forma limpiarás el aire de tu hogar de posibles ácaros y bacterias dejando un ambiente mucho más sano.

El mejor momento para hacerlo es en el que el aire del exterior esté a la mayor temperatura posible por lo que, aunque acostumbramos a ventilar nuestras casas a primera hora de la mañana, es mejor realizar la ventilación a media mañana cuando los rayos del sol tienen más fuerza ya que no encontrarás calefacción más barata y ecológica que el sol.

Conoce las diferentes formas de calentar sin usar la calefacción.

Alfombras para mantener el calor.
Con las alfombras consigues que el calor de tu habitación no se vaya por el suelo.

1- Colocar alfombras.

Qué acogedor se ve tu hogar cuando le colocas las alfombras ¿verdad? Pero no se trata solo de un tema estético sino que al poner alfombras consigues que el calor de tu habitación no se vaya por el suelo. El suelo es el lugar de una casa por donde más se pierde el calor por ello, si tu suelo no es de madera o moqueta, nada mejor que colocar alfombras por las diferentes estancias para ganar en temperatura de una forma sostenible.

2.- Cortinas térmicas.

Qué acogedor se ve tu hogar cuando le colocas las alfombras ¿verdad? Pero no se trata solo de un tema estético sino que al poner alfombras consigues que el calor de tu habitación no se vaya por el suelo. El suelo es el lugar de una casa por donde más se pierde el calor por ello, si tu suelo no es de madera o moqueta, nada mejor que colocar alfombras por las diferentes estancias para ganar en temperatura de una forma sostenible.

Otro elemento de decoración que puede ayudarte a mantener la temperatura de tu casa es el empleo de cortinas térmicas. Estas cortinas sirven para mantener la temperatura de las habitaciones tanto en verano como en invierno ya que en verano evitan que entre el calor del sol en las horas de mayor temperatura solar y en invierno evitan las pérdidas caloríficas por las ventanas. La mejor manera de mantener la temperatura en invierno es abrir las cortinas en las horas en las que el sol entra por las ventanas y cerrar al atardecer para evitar que la temperatura se pierda.

Otro sistema sustitutivo de las cortinas térmicas es colocar dobles cortinas. Si colocas una finita y clara que deje pasar el calor y una gruesa para poder cerrar durante las horas que no hay luz podrás conseguir el mismo efecto que con una cortina térmica

3.- Cierra puertas:

Si dispones de habitaciones que no sueles utilizar como la típica habitación de invitados, te recomendamos que le cierres la puerta en invierno y así evitarás que la energía calorífica que tengas en el resto de la casa se reduzca al dispersarse por zonas no utilizadas. Al convertir tu casa en un hogar de menores dimensiones será más fácil calentarlo antes y mantener más alta la temperatura.

4.- Emplea colores oscuros:

De todos es sabido que los colores atraen en mayor o menor medida el calor. Ponerte en verano al sol con ropa de color oscuro es aumentar considerablemente tu temperatura mientras que utilizando colores claros mantienes tu cuerpo más fresco. Así los colores oscuros siempre atraen el calor más que los colores claros. Pues de la misma manera puedes aprovechar esta características en los muebles de tu hogar. Si tu sofá es de colores oscuros también mantendrá en mayor medida la temperatura que un sofá blanco o beig.

También puedes utilizar estos colores cálidos para pintar las paredes y así evitarás mayores pérdidas de calor.

5.- Viste tus paredes:

Las paredes de las habitaciones son otro punto por donde se “escapa” el calor y sobre todo si éstas dan al exterior. Para evitarlo no hay nada mejor que colocar estanterías, libros, cuadros, etc… ya que así reducirás su capacidad de pérdida calorífica y podrás mantener mayor cantidad de calor en la habitación.

Otra forma de evitar las pérdidas de calor por las paredes es colocar un zócalo de madera en ellas o utilizar pintura térmica que evita la pérdida de hasta un 30% de temperatura y te servirá tanto en verano como en invierno.

6.- Utiliza mantas:

Otra buena manera de evitar el uso de calefacción en tu hogar es utlizar mantas para el momento en el que estás en el sofá ya que es, en ese momento en que estamos quietos, cuando más frío pasamos al relajarse nuestro cuerpo por la falta de movimiento y desprender menos energía calorífica. Una buena manta mientras estás descansando en el sofá te hará mantener una buena temperatura sin tener que incrementar tu gasto en calefacción.

7.- Aísla puertas y ventanas:

Si ves que por las puertas y/o ventanas de tu hogar tienes pérdidas de calor o entradas de aire frío del exterior puedes sellarlas fácilmente. Para ello puedes comprar elementos disponibles en el mercado como juntas aislantes adhesivas o simplemente colocar cinta aislante en las zonas por donde veas que están ocurriendo las pérdidas. Una forma fácil, económica y efectiva de reducir las pérdidas caloríficas de tu hogar.

La distribución de las habitaciones es importante para no tener perdidas de temperaturas.

8.- Redistribuye los muebles de las habitaciones:

Una cama bajo una ventana o junto a una pared que de al exterior no es la mejor ubicación, ya que es por estas zonas por las que se producen mayores pérdidas de temperatura. Lo mismo ocurre con el sofá, debes colocarlo en una zona más cálida de la habitación para estar más confortable.

Por ello lo mejor es colocar, como hemos comentado en el punto 5, en las paredes que dan al exterior estanterías y otros muebles y las camas y sofás en las paredes del interior. Así ganarás mayor temperatura en cada habitación.

9. Enciende velas:

Una buena forma de calentar una habitación es mediante la colocación estratégica de velas. Las velas son un elemento de decoración que además desprenden calor por lo que son ideales para emplear durante el invierno. Si las colocas en los rincones de la habitación podrás aumentar el calor de la misma para hacerla más confortable de manera económica. Pero ten en cuenta que, por seguridad, no deberás dejarlas encendidas una vez abandones la habitación.

10.- Ponte ropa abrigada:

Muchas veces queremos estar en casa con ropas ligeras aunque sea invierno pero, si quieres estar de forma confortable en casa sin gastar en calefacción, debes ponerte ropa abrigada. Una bata o albornoz, ropa gruesa o varias capas de ropa fina que aumentan el calor corporal al manter la temperatura entre cada capa son ideales para pasar menos frío en casa, sin olvidarnos de unas buenas zapatillas o unos calcetines gruesos. Una forma sencilla y fácil de mantener nuestra temperatura corporal.

Y como bonus nos gustaría darte un truco para fabricar tu propio sistema de calefacción de forma fácil y económica. Se trata de un sistema de velas para montar tu propio calefactor. Sólo necesitarás una bandeja para horno, 6 velas y una maceta de barro. Para ello coloca las 6 velas sobre la bandeja de horno, enciéndelas y cúbrelas con la maceta boca abajo. Si la maceta tiene un agujero para desagüe, cúbrelo con un elemento que no se queme como puede ser una tapa de un bote de conservas.

Coloca tu estufa casera en el punto de la habitación que desees y tendrás una forma barata y ecológica de calentar dicha habitación.

Dinos, ¿tienes algún otro truco para calentar tu casa de una forma ecológica y económica? Nos encantaría que nos lo contaras en comentarios. Y, si te gusta nuestro artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales para que podamos llegar a más personas y podamos, entre todos, salvar nuestro planeta, porque el futuro no está escrito.