6 Alimentos crudos que no sabías que puedes congelar para que duren más

El queso es uno de los 6 alimentos que puedes congelar crudos


Todo zero waste sabe que, para conservar durante más tiempo los alimentos y así evitar tener que acabar tirándolos a la basura por su deterioro, es posible congelar los alimentos que nos han sobrado una vez cocinados. También, que alimentos como carnes y pescados frescos se pueden congelar sin haberlos cocinado previamente para que nos duren más tiempo, pero existen otros muchos alimentos que no acostumbramos a congelar en estado crudo porque no sabemos que es posible hacerlo. A continuación te detallamos cuáles son esos alimentos crudos que puedes congelar y cuál es la mejor forma de conservarlos.


Aunque existen muchos alimentos que no sabemos que podemos congelar estando crudos en el post de hoy vamos a hablarte de seis de ellos:


1.- Leche:


Si compras leche fresca sabrás que debe ser consumida en pocos días, por lo que es fácil que se te estropee y tengas que acabar tirándola. Aunque antes de que la tires debes saber que puedes hacer con ella un rico requesón, para ello, lo único que tienes que hacer es ponerla a hervir hasta que se separe el suero y se cuaje la grasa. Pero para conservarla en su estado original antes de que se estropee y alargar así su fecha de caducidad puedes simplemente congelarla. En el proceso de congelación se separará el suero de la grasa, pero una vez la descongeles, volverán a juntarse.

La leche que mejor congela es la que tiene menor cantidad de grasa, aunque es posible congelar todas las variantes.


2.- Frutos secos:


Los frutos secos es un alimento crudo que puedes congelar
Congelar los frutos secos es una buena idea para conservarlos durante más tiempo

Los frutos secos son un alimento que contienen gran cantidad de grasas y, debido a ello, se estropean con rapidez produciendo un sabor rancio a las pocas semanas desde que se abre el envase. Para evitar que esto te suceda y poder conservarlos por más tiempo (hasta 2 años en algunos casos) es posible, y recomendable, congelarlos. La mejor forma es congelarlos cuando están crudos, aunque también es posible congelarlos si están tostados debes saber que te durarán menos tiempo. Para ello introdúcelos en un recipiente bien cerrado y ponle la fecha de conservación porque será difícil recordar después de 2 años cuándo los congelaste.

Las nueces de pecán podrás conservarlas durante 2 años congeladas, otros frutos secos como pistachos, nueces de macadamia, almendras y nueces durante 1 año y los piñones durante 6 meses.


3.- El queso es otro de los alimentos crudos que puedes congelar:


¿Cuántas veces te ha ocurrido que has abierto un envase de queso rallado o lo has rallado tú mismo, te ha sobrado y a los pocos días de guardarlo se te ha estropeado y has tenido que tirarlo a la basura? Pues a partir de ahora podrás conservarlo durante más tiempo en perfecto estado en tu congelador, aunque debes tener en cuenta que el queso congelado se vuelve quebradizo por lo que la mejor manera de conservarlo es rayado, en cubos pequeños, lonchas o pequeñas cuñas. Así evitarás tener que manipularlo una vez lo hayas descongelado, además se descongelará en menos tiempo y podrás descongelar únicamente la cantidad que necesites.

Los tipos de queso que mejor conservan sus propiedades una vez congelados son los más tiernos que contienen un 40% de grasa en su composición. Por el contrario, los quesos muy cremosos, al tener un gran contenido de grasa y agua en su composición, cuando se congelan pierden su textura al separarse sus componentes durante la congelación. Los quesos curados, como contienen poca cantidad de agua, se desmenuzan una vez descongelados. Lo mismo ocurre con los quesos frescos en los que además cambia su sabor debido a la congelación.


4.- Masa de galletas:


La masa de galletas es otro de los alimentos crudos que puedes congelar
Congelando la masa de las galletas puedes tenerlas listas para hornear cuando quieras

La masa de galletas es uno de los alimentos que puedes congelar. Es una buena idea preparar mayor cantidad de masa de galletas de las que vas a consumir y congelar el resto para poder hacer galletas con facilidad en otra ocasión que te apetezca. Para congelarla únicamente tienes que guardar en tu congelador la masa ya estirada o bien las galletas ya cortadas. En el primer caso cuando vayas a utilizar la masa, para cortar las galletas, únicamente tendrás que esperar a que la masa atempere un poco y en el segundo, deberás congelarlas separadas sobre una bandeja para que no se pegue y, una vez congeladas, ya podrás guardarlas en un recipiente, para hacerlas podrás introducirlas directamente en el horno sin falta de descongelarlas.

En el caso de masa de cookies, congela la masa en bolas para que cuando vayas a hornearlas no tengas más que introducirlas en la bandeja del horno con la adecuada separación entre ellas.

Así podrás tener galletas o cookies recién hechas cada vez que te apetezcan.


5.- Otro de los alimentos crudos que puedes congelar es la harina:


¿Piensas que la mejor forma de conservar la harina es en un lugar oscuro y seco? Esta es una buena forma de conservarla si vas a utilizarla en poco tiempo, pero la harina se estropea con facilidad o incluso se le introducen insectos, así que lo mejor para conservarla sin problemas durante más tiempo es congelarla en un recipiente apropiado y podrás disponer de harina en buen estado siempre que la necesites. Este truco es sobre todo útil cuando tenemos varios tipos de harinas diferentes que no utilizamos habitualmente.


6.- Almejas:


Las almejas son un alimento que no dura mucho tiempo desde que lo compras debido a que al estar fuera del mar se mueren quedando completamente cerradas y arruinándote el plato en el que las incluyas. Para evitar que esto te ocurra puedes congelarlas y así podrás conservarlas durante 3 meses en perfectas condiciones. Únicamente tienes que lavarlas bien para que pierdan la arena que puedan contener e introducirlas en el congelador enteras con su concha. Para cocinarlas únicamente añádelas al plato deseado directamente desde el congelador sin descongelarlas previamente y verás cómo se van abriendo como si acabases de comprarlas.


Como ves, puedes dar una segunda vida a tus alimentos utilizando tu congelador y así evitarás tener que tirar a la basura muchos de ellos.


Si quieres conocer más trucos para conservar tus alimentos, visita nuestro post sobre cómo conservar más tiempo tus frutas y verduras.