6 alimentos que no sabías que puedes congelar fácilmente


En nuestro anterior artículo te explicamos las mejores formas para congelar tus alimentos. Así durarán más tiempo en buenas condiciones y manteniendo sus propiedades organolépticas. Si quieres conocer más puedes leer nuestro post aquí.

Hoy vamos a traerte 6 alimentos que no sabías que puedes congelar fácilmente. Aunque las personas que no tiramos alimentos tenemos costumbre de congelar las sobras de la comida diaria hay algunos alimentos que no siempre sabemos que se pueden congelar sin ningún problema. Empezamos:

Alimentos que no sabías que se pueden congelar fácilmente

1.- Café:

El café es mejor congelarlo en grano

Si eres un amante del buen café sabrás que cuando el envase está abierto va perdiendo aroma y sabor. Para evitarlo lo mejor es congelarlo en porciones una vez abierto el envase. Así podrás descongelar solo la cantidad de café que vayas a emplear. Indicarte que es mejor congelar los granos de café que el café ya molido y siempre en un envase al vacío para que se conserve óptimamente.

2.- Pan:

Aunque en muchos hogares congelar el pan es algo muy normal, otras personas no saben que es posible hacerlo sin ningún problema.

Existen varias formas de congelarlo. Una de ellas es congelar las piezas enteras. Otra consiste en congelarlo por porciones para únicamente tener que sacar el pan que vamos a consumir. Además, si tienes niños, puedes congelar los bocadillos ya hechos con el embutido para solo tener que echarlos en la mochila por la mañana.

Con el pan de molde ocurre a veces que no lo consumimos con la suficiente rapidez como para que se ponga seco o se estropee. Para evitarlo nada mejor que congelar las rebanadas que no vamos a consumir en el momento y sacarlas en el momento apropiado. Al igual que con el pan normal, también puedes congelar los sándwiches ya preparados.

3.- Gazpacho:

Ahora que nos vamos aproximando al verano, y podemos disfrutar de gran variedad y cantidad de tomates de temporada, es habitual preparar gazpacho. Sin embargo puede que no lo consumamos todo en el momento y prefieras guardarlo para otro día. La mejor forma de almacenarlo durante más tiempo es en el congelador. Cuando vayas a consumirlo, descongélalo en el frigorífico y bátelo antes de servir para evitar los grumos que hayan podido formarse.

El mismo procedimiento puedes realizar para conservar el salmorejo.

4.- Calabacín:

El calabacín es un alimento al que se le puede dar muchos usos. Como acompañamiento de otras comidas o como alimento principal en una crema de calabacín siempre está delicioso. Sin embargo puede que nos dure poco tiempo en buenas condiciones si tardamos en consumirlo.

Como te comentábamos en nuestro anterior artículo, algunos alimentos es mejor conservarlos ya cocinados. Y así es como te recomendamos que congeles el calabacín. Puedes hacerlo bien cocinado o únicamente escaldado y lo mejor cortado en trozos para que te sea más fácil su uso posterior.

5.- Chocolate:

El chocolate puede congelarse fácilmente bien envuelto

Aunque en muchos hogares el chocolate es uno de esos alimentos que hay que guardar muy bien para que no desaparezca, en otros apenas se consume. Debes saber que el chocolate es uno de esos alimentos que duran mucho tiempo pero también que puede coger olores o cambiar su aspecto y textura. Si en tu caso el chocolate no “vuela”, y quieres que te dure más tiempo, puedes congelarlo con facilidad.

Para ello debes congelarlo bien envuelto o, si ya está empezado, en un envase hermético. Así conservará mejor todas sus propiedades.

6.- Nata líquida:

Si te gusta emplear nata líquida para tus platos sabrás que, una vez está abierto el envase, pasa muy poco tiempo hasta que acaba poniéndose agria. Si este es tu caso, aquí tienes la solución.

Al igual que te contamos en un artículo anterior, que puedes leer aquí, sobre congelación de la leche, la nata también puede ser congelada para ayudar a su durabilidad y evitar tener que tirarla.

Tan solo tienes que pasarla a un recipiente bien cerrado y con la menor cantidad de aire posible en su interior. Ten en cuenta que sí deberás dejar algún espacio para cuando congele y aumente su volumen. Cuando la quieras utilizar solo tendrás que descongelarla en el frigorífico y mezclar bien para que vuelva a tener la misma consistencia.

Importante que sepas que este truco no sirve si quieres montar la nata. Úsalo únicamente si le vas a dar un uso final como nata líquida.

Hoy os hemos traído 6 alimentos que no sabías que puedes congelar fácilmente para evitar su desperdicio, pero aún hay más que os iremos contando. Dinos ¿conocías la posibilidad de congelación de estos alimentos? Puedes contárnoslo en comentarios. Y si te resulta interesante nuestro artículo puedes compartirlo en tus redes sociales. Así llegaremos a más personas y podremos, entre todos, ayudar a nuestro planeta porque el futuro no está escrito.