Ahorra gas en tu hogar para ser más ecológico. Descubre cómo

Calefacción hogar

Estamos metidos de lleno en el invierno y ya empieza a nevar por diferentes zonas de nuestro país. Nuestras casas están cada vez más frías y demandan mayor cantidad de energía para mantenernos confortables en nuestro hogar. Si el sistema de calefacción que empleas en tu casa es el gas natural, estás de suerte porque vamos a darte consejos para que puedas reducir tu consumo y con ello tu factura y tu huella climática.

En anteriores ocasiones te hemos dado consejos para consumir menos electricidad y agua al utilizar tus electrodomésticos, si lo deseas, puedes leer nuestro post aquí. También te hemos facilitado recursos para calentar tu hogar minimizando tu consumo de electricidad. Puedes leerlo aquí. Y hoy te queremos dar consejos para reducir tu consumo y ahorrar gas para calentar tu hogar. Si te interesa el tema, sigue leyendo.

Razones por las que tu factura aumenta el importe en estas fechas.

El aumento del importe de la factura de gas de tu hogar durante estas fechas puede ser debido a varios factores que debes conocer.

Si piensas que el incremento de tu factura es excesivo, lo primero que debes hacer es comprobar que no tengas pérdidas por ningún sitio. Hacer esta comprobación es muy importante ya que no se trata solo de un problema económico sino que es muy peligroso.

Comprobado que toda la instalación está correcta, el motivo de la subida de la factura puede deberse a que estés haciendo más uso sin darte cuenta, a que el precio del gas es distinto en invierno que en verano o a que hayas cambiado tu estilo de vida. Si últimamente pasáis más tiempo en casa, seguro que el consumo de gas en tu hogar aumenta significativamente. De la misma manera ocurre cuando cambias el hábito de comer fuera de casa, bien sea por trabajo o por placer, y empiezas a cocinar a diario.

Consejos para ahorrar gas en la factura de tu hogar.

1.- Ajusta los termostatos:

De la misma forma que en verano deben bajarse los termostatos, por ejemplo del termo de agua, en invierno es importante no ponerlos al máximo. Si bajas los termostatos de la calefacción central y del calentador de agua un par de grados, no notarás la diferencia de temperatura y tu factura se reducirá. Lo mismo puedes hacer el tiempo que no vayas a estar en casa para evitar consumir en exceso. Cada grado que rebajas reduce tu consumo en aproximadamente un 7%.

Si no quieres estar cambiando el termostato a cada momento, puedes instalar un termostato programable.

Y si no vas a estar en casa durante unos días, cierra la llave porque así evitarás calentar un agua que no va a ser utilizada.

Ahorrar gas
Si cambias el baño habitual por la ducha, no solo reducirás tu gasto de gas sino también el de agua.

2.- Olvida los baños y pásate a la ducha:

Este se trata de un consejo que todo zero waste lleva a cabo en su vida diaria, sin embargo, aún existen muchas personas que utilizan el baño en lugar de la ducha en su aseo diario. En este caso, además de reducir tu consumo de agua, si cambias el baño diario por la ducha, estarás reduciendo el consumo de gas de tu hogar.

3.- Mantén tu casa lo más confortable posible sin utilizar el gas:

Para implementar este punto en tu hogar, puedes leer nuestro artículo sobre cómo calentar tu casa sin utilizar la calefacción. Seguro que si utilizas alguno de nuestros consejos podrás reducir considerablemente tu factura de gas.

4.- Aísla tu hogar:

Es fundamental comprobar que no existen pérdidas de calor por puertas ni ventanas para que la calefacción no tenga que estar en funcionamiento todo el tiempo y reducir así tu consumo de gas.

Si tienes alguna pérdida, en el mercado existen múltiples soluciones y algunas de ellas son muy económicas y fáciles de instalar. Así podrás aislar fácilmente tu hogar y ahorrar en tu factura.

5.- Despeja los radiadores:

Aunque en muchas ocasiones utilizamos los radiadores para secar o calentar ropa, debes saber que esta costumbre hace que aumente el consumo de energía para poder calentar la estancia. Por ello debes asegurar que tus radiadores se encuentran despejados y que no hay nada que impida la salida de calor.

6.- Realiza mantenimientos periódicos:

Al igual que otras instalaciones y maquinarias, las calderas y calentadores de gas pueden sufrir averías por una falta de mantenimiento. Para evitar que tu caldera se estropee en el peor momento, no hay nada mejor que establecer un mantenimiento periódico. Así evitarás averías inesperadas y tendrás siempre tu caldera en el mejor estado para que su consumo sea el justo.

7.- Coloca tus grifos en posición de agua fría:

Ahorrar gas
Al colocar tus grifos en posición de agua fría reduces el consumo de gas.

Este paso es importante para evitar consumir agua caliente no necesaria. Si tienes los grifos colocados en agua caliente estarás, cada vez que los abras, consumiendo agua caliente cuando puede que no sea necesario. Aunque tengas los grifos colocados en agua caliente, cuando los abras saldrá agua fría, sin embargo ya estará haciendo uso del gas para calentar un agua que puede que no llegues a necesitar. 

Así que ya sabes, coloca todos tus grifos en posición de agua fría y cámbialos únicamente cuando vayas a hacer uso del agua caliente para evitar desperdiciar energía.

8.- Aprovecha el calor residual para cocinar:

Si tu horno y/o tu vitrocerámica son de gas también debes implementar este consejo y aprovechar el calor residual para terminar de cocinar los platos. Verás cómo haciendo uso de este consejo tu consumo de gas irá bajando poco a poco y con ello tu huella climática.

Dinos si ya utilizas estos consejos en tu día a día y si conoces otros que puedan ayudar a nuestro lectores. Puedes contárnoslos en comentarios. Y, si te gusta nuestro artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales. Así llegaremos a más personas y podremos, entre todos, mejorar nuestro medio ambiente porque el futuro no está escrito.