¿No sabes qué alimentos puedes consumir sin problema tras el consumo preferente? Descubre cuáles son



La fecha de consumo preferente que se indica en las etiquetas de los alimentos se refiere a la fecha máxima hasta la que el alimento, sin abrir, conserva intactas sus propiedades, pero un consumo pasada esa fecha no conlleva ningún riesgo para la salud de las personas. Puedes conseguir ahorrar si sabes qué alimentos puedes consumir sin problema tras el consumo preferente.


Conviene aclarar que no es lo mismo fecha de consumo preferente que fecha de caducidad, en este artículo nos referimos únicamente a alimentos con fecha de consumo preferente indicada en su etiqueta. Si quieres conocer cuál es la diferencia entre ambas, no te pierdas nuestro post donde te explicábamos la diferencia entre ambas fechas y los alimentos que pertenecen a cada grupo de ellos. Descubre con nosotros los alimentos que puedes consumir tras el consumo preferente.


Todos queremos siempre ahorrar en nuestros gastos fijos como son los que invertimos para la alimentación en el hogar y muchas veces, por falta de información, acabamos por tirar a la basura alimentos que podemos consumir sin problema alguno para nuestra salud y la de nuestra familia. Esto se puede evitar si sabes qué alimentos puedes consumir sin problema tras el consumo preferente. La mayor parte de esos alimentos que tiramos, sin saber que podemos aun consumir, son los que tienen indicada en su etiqueta una fecha de consumo preferente. En este post vamos a explicarte cuáles son algunos de esos alimentos para que puedas alargar su vida útil en tu despensa y con ello ahorrar en tus gastos diarios.


De fecha de caducidad a fecha de consumo preferente en algunos alimentos.


El yogur es uno de los alimentos que puedes consumir sin problema tras el consumo preferente

Los yogures cambiaron su fecha de caducidad por fecha de consumo preferente.

Para evitar que muchos alimentos en buen estado acaben siendo tirados a la basura, las normas sanitarias y de alimentación españolas han permitido a algunos de ellos cambiar la fecha que indicaban en sus envases y han pasado de marcar una fecha de caducidad a marcar una fecha de consumo preferente. Claro ejemplo de ello son los yogures, que cambiaron su fecha de caducidad por fecha de consumo preferente para indicar a los consumidores que no es necesario tirarlos una vez pasada esa fecha, ya que su consumo no afecta a nuestra salud, simplemente se van poniendo más ácidos en su sabor al convertirse su lactosa en ácido láctico debido a los probióticos que contienen.


Otros lácteos y su conservación.


Dentro de los lácteos podemos hablar también de la leche, en este caso hay que aclarar que, dependiendo del tipo de leche, la fecha indicada en su envase será fecha de caducidad o fecha de consumo preferente. Si se trata de leche fresca que está pasteurizada, la fecha será de caducidad, por lo que no debemos consumirla una vez pasada dicha fecha. En el caso de la leche UHT que está esterilizada, el envase indica una fecha de consumo preferente, ya que podemos consumirla pasada esa fecha sin riesgo para la salud, pero siempre y cuando haya estado en su envase original sin abrir. En caso de que se haya abierto, debe conservarse refrigerada y consumir en pocos días.

Otro alimento lácteo que indica fecha de consumo preferente es la mantequilla, ya que su consumo, una vez pasada dicha fecha, no entraña problemas para nuestra salud. Sabremos que no podemos guardarla por más tiempo cuando veamos que presenta un sabor rancio.


Otros alimentos que resisten una vez pasada la fecha de consumo preferente.


Un alimento que resiste muy bien pasada la fecha de consumo preferente es el pan de molde, ya que si lo conservamos dentro de su envase bien cerrado y en lugar fresco y seco, podremos consumirlo pasada su fecha de consumo preferente sin ninguna preocupación debido a que lo único que le ocurre es que se va poniendo más seco, aunque si queremos conservarlo aun por más tiempo, no tenemos más que congelarlo e ir sacándolo conforme lo vayamos a consumir.

Hay dos tipos de embutidos, los que pueden ser consumidos tras su consumo preferente y los que no
Hay dos tipos de embutidos, los que pueden ser consumidos tras su fecha de consumo preferente y los que no.

El caso de la bollería es similar al del pan de molde ya que pasada su fecha de consumo preferente lo que le ocurre es que va secándose. Al igual que con el pan de molde, también podemos congelar el producto para evitar que se nos seque.

Con las galletas ocurre lo contrario y es que, al tratarse de un alimento seco, lo que hace es coger humedad del ambiente y van reblandeciéndose, cosa que ocurre, si han estado en envase bien cerrado sin que le entre el aire, bastantes días después de pasada su fecha de consumo preferente.


Conservar bien los alimentos es importante. Conozcamos más sobre ellos y su fecha de consumo.


Con las legumbres y frutos secos nos ocurre lo mismo, siempre que los conservemos en envase bien cerrado y alejados de la humedad, podrán consumirse una vez cumplida su fecha de consumo preferente. Algo semejante es lo que nos ocurre con las pastas y arroces, que podemos utilizarlos sin problemas tras su fecha de consumo preferente si han estado bien conservados.

Por último hablaremos de los embutidos, en los que, al igual que la leche, podemos encontrar dos tipos, los que no deben ser consumidos tras su fecha de consumo preferente, como son el jamón cocido o el pavo ya que contienen agua en su composición o los que sí pueden consumirse por no conllevar peligro para la salud, como son el jamón serrano, chorizo, salchichón, etc… El tiempo de duración en perfectas condiciones una vez pasada la fecha será mayor en los que están envasados en una pieza a los que lo hacen loncheados.

Con toda esta información seguro que te lo pensarás dos veces antes de tirar un alimento cuya fecha de consumo preferente ha pasado ¿verdad?