Aprende la mejor forma para hacer que tu colada sea sostenible


Estamos concienciados con el cuidado del medio ambiente y evitamos el desperdicio de alimentos, reciclamos nuestros residuos, no dañamos la naturaleza, etc. Pero es importante aplicar la sostenibilidad en cada una de nuestras tareas diarias para poder reducir al máximo nuestra huella diaria.

Por eso en este artículo vas a poder aprender la mejor forma para hacer que tu colada sea sostenible. Ya que el lavado de la ropa no solo implica consumo de electricidad y agua sino que puede producir la contaminación de las aguas residuales.

La lavadora es un electrodoméstico de los más útiles de los que disponemos hoy día. Es fácil y rápido poder lavar multitud de prendas sin ningún esfuerzo, sin embargo, por mucho que compremos un electrodoméstico de bajo consumo, la lavadora es uno de los que más electricidad consume.

Qué programas de lavado emplear

Lo primero que debes tener en cuenta es que no es necesario lavar la ropa diariamente. Si bien los niños pueden necesitar lavar su ropa a diario, los adultos no solemos ensuciar la ropa. Y muchas veces lavamos nuestra ropa por un pequeño uso sin que tenga ninguna mancha ni ningún olor. En estos casos lo mejor, y más sostenible, es únicamente airearla un poco y cepillarla, si es necesario. De esta manera, además, tu ropa durará más tiempo en buen estado.

Para que tu colada sea más sostenible, una de las primeras cosas que debes tener en cuenta es el programa a emplear. Como te hemos comentado, la lavadora, es uno de los electrodomésticos que más electricidad consume y, por ello, es muy importante utilizar programas cortos y de temperatura media. De esta manera evitarás un consumo excesivo de electricidad. Es importante que sepas que, aunque ahora con el Covid-19 recomiendan lavar la ropa a 60ºC, a 30ºC puedes hacer una limpieza profunda reduciendo tu consumo eléctrico. Y si no tiene manchas puedes lavar con agua fría y reducirás el 80% del consumo eléctrico de tu lavadora.

El consumo de agua

Para ahorrar agua puedes recoger el agua del lavado de tu lavadora y aprovecharla para lavar tus prendas más delicadas a mano.

Aproximadamente un 17% del agua que consumes en tu hogar es debido al uso de la lavadora. Si tienes este dato en cuenta verás la importancia de reducir el uso de la lavadora y emplearla únicamente cuando sea necesario. Importante que tengas en cuenta que no nos referimos a que laves la ropa a mano, ya que, además del trabajo que conlleva, emplea mayor cantidad de agua, sino a que la emplees solo en caso necesario.

Otro truco para reducir el consumo de agua en la lavadora consiste en no tirar por el desagüe el agua que usa sino que la acumules para poder emplearla después. Así, el agua con el detergente puedes emplearla para lavar prendas a mano o fregar el suelo y la procedente del enjuague, para lavar la próxima colada. De esta manera reduces el consumo hídrico.

Emplea una carga apropiada

Debes tener en cuenta que es más sostenible realizar un lavado con una carga completa que varios lavados a media carga. La carga completa dependerá de la capacidad de tu lavadora pero una buena solución, para evitar cargarla en exceso, es el truco del puño. Este truco consiste en que una vez tienes la lavadora cargada introduzcas tu puño cerrado en la parte superior, entre la ropa y el tambor. Si tu puño cabe con facilidad la carga es apropiada. Si por el contrario tu puño queda apretado deberás eliminar alguna prenda ya que el lavado no será óptimo. La ropa dentro de la lavadora debe poder moverse con libertad para frotar unas prendas con otras y lograr su objetivo de limpieza. Si las prendas están apretadas no podrán moverse y, por lo tanto, no quedarán bien limpias.

La mejor forma de hacer que tu colada sea sostenible

Si todos los apartados que hemos tratado son importantes, este del que te vamos a hablar a continuación es la mejor forma de hacer que tu colada sea sostenible. Se trata del detergente empleado.

Es muy importante que el detergente que uses en tu colada sea ecológico. Ten en cuenta que, si viertes el agua del lavado directamente al desagüe, este agua llegará tarde o temprano a la naturaleza y los residuos del detergente acaban por contaminar toda la naturaleza a su paso. Por ello, es imprescindible que utilices un detergente ecológico.

Afortunadamente, hoy en día, existen multitud de negocios que están concienciados con el cuidado del medio ambiente y disponen de detergentes ecológicos de diferentes tipos para que puedas adquirir el que más se ajuste a tus gustos. Este tipo de detergentes están realizados con productos naturales que, además de no dañar la naturaleza, es mejor para tu piel y la de los tuyos. Sabrás que, por muy bien que se enjuague una prenda, siempre quedan algunos restos de detergente incrustados en las fibras y, en consecuencia, en contacto con tu piel. Por ello es muy importante no emplear detergentes con productos químicos que dañan nuestra piel.

De esta manera no dañamos el medio ambiente ni nuestra salud y la de los nuestros.

También tienes la opción de hacer tu propio detergente ecológico casero. En Internet puedes encontrar multitud de recetas para hacerlos tú mismo. Y entre los productos más empleados puedes encontrar el vinagre blanco, el bicarbonato o el jabón natural. Todos ellos son productos que no dañan la naturaleza, tus prendas ni tu piel.

En este punto debemos recordar que, en el lavado, los tejidos sueltan microfibras que van a parar a la naturaleza. Por ello es muy importante emplear tejidos de fibras naturales como el algodón orgánico.

El secado también es importante

Es más sostenible, y mejor para el cuidado de tus prendas, secarlas al aire libre en lugar de emplear secadora.

Estamos hablando de aprender la mejor forma para hacer que tu colada sea sostenible pero, para ello, debemos tener en cuenta también el momento del secado.

Para que tu colada sea sostenible el momento del secado también debe serlo. El secado más sostenible, y mejor para tus prendas, es secar tu ropa al aire libre. De esta manera aprovechas los recursos naturales gratuitos como son el viento y el sol para secar tus prendas de forma natural.

También tienes la opción de secar tus prendas en secadora. Este sistema no es demasiado sostenible pero también es posible reducir tu contaminación en el uso de la secadora. Para ello debes tener en cuenta que tu secadora debe ser de la mayor eficiencia y que debes cargarla al máximo de su capacidad, sin pasarte, para aprovechar el programa que emplees. También es importante no secar la ropa en exceso porque así, además de estropear menos tus prendas, consumirás menos energía.

Por último es importante también si puedes aprovechar el agua del secado y para ello tienes dos opciones. La primera es tener una secadora con depósito y poder vaciar el depósito directamente a tu lavadora o para regar tus plantas o fregar el suelo.

La segunda es, aún teniendo una secadora que vierte directamente al desagüe, desconectar la tubería de desagüe y recoger su agua para aprovecharla.

El planchado

Debes pensar también en el momento del planchado. Para evitar un uso excesivo de la plancha, y con ello reducir tu gasto eléctrico, también tienes varias opciones.

La primera de ellas es tender tu ropa bien estirada. Si la tiendes así y, además no la has tendido muy seca, conseguirás que quede con pocas arrugas y no tener que plancharla. También es una buena opción tender la ropa colocada sobre una percha para que no tome ninguna forma indebida. Con este sistema, además de ahorrar en el uso de la plancha y de tu tiempo, ahorras electricidad al hacer un centrifugado más corto.

La segunda opción es si empleas la secadora. La secadora deja la ropa con menos arrugas que si la tiendes pero si además le añades unas bolas de secado evitarás muchas arrugas en tus prendas. Puedes encontrar en el mercado bolas de secado ecológicas y que no son plásticas para reducir tu uso de este material. Estas bolas son muy prácticas para evitar las arrugas de la ropa y reducir el tiempo de secado ya que separan las prendas y favorecen la circulación del calor entre ellas.

Como ves puedes cambiar algunos hábitos de tu vida de forma sencilla para lograr hacer tu colada de una forma sostenible. Si puedes implementar todos estos cambios en tu vida la naturaleza te lo agradecerá pero debes saber que aunque únicamente hagas uno de los pasos será una gran ayuda para nuestro medio ambiente. Cada pequeño acto que cambiamos en nuestra vida es una gran ayuda para nuestro planeta.

Si lo deseas puedes acceder aquí a nuestro blog en donde encontrarás artículos de interés para poder hacer tu vida lo más sostenible posible. ¡Te vemos dentro!

Si te ha gustado nuestro artículo puedes compartirlo en tus redes sociales. Así llegaremos a más personas y podremos, entre todos, ayudar a nuestro planeta porque el futuro no está escrito.