El secreto que nadie te cuenta sobre cómo conservar durante mas tiempo tus frutas y verduras y ahorrar en tus compras de alimentación.



En los hogares españoles se tira una tercera parte de los alimentos que compramos.


Acostumbramos a comprar grandes cantidades de alimentos frescos como son frutas y verduras ya que, al no conocer la fecha de consumo preferente, no podemos saber hasta cuándo estarán en condiciones óptimas para su consumo. Es por ello que acabamos por no consumirlos antes de que se estropeen y la mayoría de las veces acaban en el contenedor de basura. Es por ello que a continuación te damos algunas claves para conservar durante más tiempo tus frutas y verduras, al mismo tiempo que ahorras.


Algunos trucos para conservar durante mas tiempo tus frutas y verduras, al mismo tiempo que ahorras


En España existen a día de hoy pocos lugares donde encontremos contenedores de restos orgánicos cuyos desechos se reciclen. Se trata de los contenedores de color marrón que es raro encontrar en las ciudades españolas.

Una de las formas de evitar este desperdicio es planificando las comidas que vamos a realizar durante la semana para poder organizar una lista de la compra bien pensada, en donde tengamos claro qué cantidad de cada alimento de rápido consumo tenemos que comprar para evitar que finalmente se nos estropeen y acaben en la basura.

Las conservas caseras ayudan a conservar durante mas tiempo tus frutas y verduras frescas
Evita el desperdicio mediante conservas caseras.

Es cierto que los establecimientos de alimentación acostumbran a poner ofertas por comprar mayores cantidades de ciertos alimentos que son rápidamente perecederos para así conseguir vaciar sus estanterías y no tener que acabar por tirar esos alimentos, pero tenemos que pensar en nuestra economía familiar y ver si nos compensa comprar más cantidad por ahorrarnos unos euros en la cuenta final, o es mejor pagar un poco más caro el producto y comprar únicamente la cantidad que sabemos que vamos a consumir para no tener que tirar finalmente el producto. Ya que en este caso, no nos habremos ahorrado nada y, además, estaremos contribuyendo a la emisión de gases a la atmósfera debido al tratamiento de los desechos.

Otra forma de evitar ese desperdicio de frutas y verduras frescas, una vez se encuentran en nuestra despensa, antes de que se estropeen, es r ealizando conservas caseras con las que prevemos que no vamos a poder consumir a tiempo.

Estas conservas caseras debemos realizarlas de forma que nos dé una seguridad a la hora de consumir el alimento conservado, para ello, además de esterilizar bien los botes de cristal donde vamos a conservarlos, debemos de, una vez rellenos, ponerlos al baño maría el tiempo suficiente para que se consuma el óxigeno que queda en su interior y acaben bien cerrados al vacío, ya que es éste, el vacío, el que nos asegura que nuestro alimento va a quedar bien conservado por un tiempo que puede ser superior al mes, dependiendo del alimento que hayamos introducido. Para ello, es también imprescindible que las tapas de los botes de cristal que utilicemos cierren bien.

Podemos realizar confituras o mermeladas con las frutas que estén maduras y no podamos consumir y guardarlas durante más tiempo ya que se conservan en almíbar. Con los tomates maduros podremos conseguir unas salsas de tomate para nuestras comidas de pasta o sofritos para legumbres. Con los pimientos, una vez asados en el horno, podemos conservarlos igualmente hasta 6 meses y tenerlos para, únicamente, servir en el plato. Habas y judías verdes se pueden embotar después de hervirlas. También podremos conservar las verduras una vez cocinadas, como el pisto. Es importante, para evitar que nuestras conservas caseras se estropeen antes de tiempo, que pongamos los botes, una vez rellenos y bien cerrados, al baño maría durante aproximadamente 45 minutos, así como que los almacenemos en el frigorífico o lugar fresco y seco.


Más formas de ahorra y evitar el desperdicio de alimentos.


cesto de castañas frescas
Podemos conservar alimentos como castañas o nueces desecándolos.

En Internet podemos encontrar multitud de recetas y trucos para realizar nuestras conservas caseras con diferentes alimentos frescos de la huerta.

También podemos congelar otros alimentos frescos como son hiervas aromáticas y verduras para que no tengamos que tirarlas. Así, podemos cortar perejil fresco y congelarlo dentro de un bote de cristal o hacer lo mismo con verduras como cebolla, ajo, colilflor, etc.

Por último, podemos también conservar los alimentos desecados, ésto puede hacerse con frutos secos como nueces, castañas o higos, con frutas como uvas o ciruelas, con verduras como tomates o pimientos o con plantas aromáticas como laurel o hiervabuena.

Como podemos ver, existen multitud de opciones de conservación y de alimentos de la huerta que podemos aprovechar conservándolos antes de tener que tirarlos y así, podremos no sólo ahorrar en nuestra economía doméstica, sino evitar el desperdicio alimentario y la contaminación que ello conlleva, además de alimentarnos de forma más saludable ya que los conservantes que podamos utilizar para ampliar su usabilidad son siempre naturales ¿Empezamos?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *