La importancia de las abejas para el futuro de nuestro planeta


Se trata de un pequeño insecto que va posándose de flor en flor. Para muchas personas no deja de ser un insecto más al que muchos evitan por miedo a una picadura. Sin embargo las abejas son un insecto de suma importancia para el futuro de nuestro planeta.

Hoy 20 de mayo se celebra el Día Mundial de las abejas para recordar la importancia de las abejas para el futuro de nuestro planeta. En el artículo de hoy vamos a explicarte por qué son tan importantes y por qué debemos protegerlas y cuidarlas. Además, debes saber que se trata de una de las especies de seres vivos que se encuentran hoy en día en peligro de extinción.

La importancia de las abejas

Las abejas forman parte del ecosistema de nuestro planeta y son parte fundamental de este. Como todos sabemos, las abejas se encargan de la polinización de las flores y no solo de producir rica miel. Este trabajo de polinización es compartido con los abejorros.

Transportan el polen de una flor a otra y a su paso van dejando polen de flores macho en flores hembra con lo que se produce la polinización.

Gracias al trabajo que realizan estos insectos, las flores dan sus frutos que son consumidos por otros insectos, animales y seres humanos. De ellas depende el 75% de la agricultura del mundo.

Si las abejas dejan de existir este proceso de polinización de flores sería mucho más complicado lo que provocaría la escasez de alimentos y extinción de algunas plantas. Si esto sucede muchas otras especies animales perderían su alimento con lo cuál también acabarían por extinguirse.

Todo esto significa que las abejas no ayudan simplemente a la polinización de las plantas sino que ayudan a la biodiversidad de las especies y a los ecosistemas.

Aunque se trate de un pequeño insecto son muy importantes en nuestra vida y la de otros muchos seres vivos.

¿Sabías que brócoli, espárragos, fresas, manzanas y tomates, entre otros, dependen de la polinización de las abejas? Además también nos alimentan con su miel, própolis, jalea real, etc..

Por qué cada vez hay menos abejas

Existen varias razones por las cuales cada vez hay menor población de abejas en el mundo. Abejas silvestres y abejas domésticas (las empleadas para la producción de la miel) son cada vez escasas en nuestro entorno. Una de las principales razones para la desaparición de las abejas es el uso de pesticidas en los campos de cultivo. Algunos de ellos ya están prohibidos en zonas con la Unión Europea. El uso de estos pesticidas provoca la muerte de miles de abejas a la vez que favorece la existencia de abejas resistentes a algunos de ellos. Estas abejas resistentes merman las poblaciones de abejas silvestres y abejorros encargados de la polinización.

Otra de las razones de la desaparición de estos insectos es causada por el traslado de las colmenas por parte de los apicultores. Estos las desplazan desde su ubicación original a campos de cultivos alejados para que polinicen dichos cultivos. Estos traslados de ubicación provoca la extensión de enfermedades y parásitos entre diferentes grupos de abejas afectando a las poblaciones de las mismas.

También están expuestas al ataque de la avispa asiática que debido a su gran tamaño y ferocidad acaba con multitud de abejas.

Todo esto sin olvidarnos de la principal razón como es la degradación de ecosistemas y la destrucción de los bosques que provocan la muerte de decenas de poblaciones de abejas. Provocando el cambio de las condiciones climáticas de nuestro planeta, o cambio climático, que tiene gran impacto en la desaparición de las poblaciones de abejas.

Curiosidades sobre las abejas

Vamos a contar algunas curiosidades de este insecto que son desconocidas para muchas personas:

Una colonia de abejas puede estar formada hasta por 60.000 miembros
  • Una colonia de abejas puede estar formada hasta por 60.000 miembros.
  • Existen diferentes clases de abejas dentro de la misma colmena y cada una de ellas tiene su labor fundamental para que la colmena funcione como una gran empresa bien organizada. Así, tenemos la abeja reina que es la que se encarga de poner los huevos que pueden llegar a 1.500 al día. Las obreras que se encargan de la recolección del polen o néctar de flores realizando la polinización. Y por último los zánganos que su única función es la de fecundar a la reina.
  • La abeja reina es única en cada colmena y vive aproximadamente 6 años. Además se distingue fácilmente de las demás abejas porque es más larga que el resto.
  • La abeja reina pone dos tipos de huevos, uno de ellos son huevos fecundados que darán lugar a abejas hembras futuras obreras o reina. El otro tipo son los huevos no fecundados que son los que dan lugar a las abejas macho o zánganos.
  • Las abejas obreras son las abejas hembras que no se han desarrollado sexualmente. Además tienen otras funciones como limpieza de la colmena, alimentar a las larvas, zánganos y abeja reina o producir cera para formar las celdillas tan características de una colmena.
  • Los zánganos son las abejas macho y no pueden picar ya que no disponen de aguijón.
  • Una abeja puede producir, durante toda su vida, una cucharadita y media de miel.
  • Las únicas abejas que mueren tras la picadura son las abejas melíferas.
  • Una colmena puede producir entre 30 y 45kg de miel por año.

Qué podemos hacer nosotros

Ya sabes cuál es la importancia de las abejas para el futuro de nuestro planeta pero ¿qué podemos hacer nosotros para evitar su desaparición? El primer paso es tomar conciencia sobre la importancia que tienen para nuestra vida estos pequeños seres vivos. Luego podemos aportar nuestro pequeño granito de arena comprando productos ecológicos, locales y de temporada (puedes ver nuestro artículo sobre la importancia del consumo local aquí) así como productos de apicultores cercanos para apoyar la crianza sostenible de las abejas.

Otra cosa con la que podemos colaborar es con el cultivo de plantas con flores en nuestros hogares para favorecer la recolección de polen por parte de las abejas durante los muchos kilómetros que recorren durante sus desplazamientos. Y, por supuesto, no emplear en nuestras plantas insecticidas que puedan afectar a la vida de las abejas.

Como podéis ver tenemos que evitar que las abejas sigan formando parte de la lista de seres vivos en peligro de extinción. Y, como siempre os decimos, nosotros tenemos la posibilidad de aportar para crear un mundo mejor.

Y ahora, si te resulta interesante nuestro artículo puedes compartirlo en tus redes sociales. Así llegaremos a más personas y podremos, entre todos, ayudar a nuestra madre tierra porque el futuro no está escrito.