La nueva etiqueta de eficiencia energética de los electrodomésticos

La nueva etiqueta de eficiencia energética de los electrodomésticos

La Unión Europea establece un nuevo cambio en el etiquetado de eficiencia energética de los electrodomésticos. Este cambio es efectivo a partir de este próximo mes de marzo. ¿Conocías este cambio? ¿Sabes en qué afecta? Aquí te lo explicamos todo.

Este cambio va a ser el tercero que se efectúa en las etiquetas de eficiencia energética de los electrodomésticos desde que apareciese la primera versión hace 25 años. Su fin es proporcionar una información más clara a los consumidores. De este forma será más sencillo adquirir un electrodoméstico de menor consumo energético.

Hay que tener en cuenta, antes de adquirir un nuevo electrodoméstico, que se trata de un elemento que constituye una parte importante del consumo eléctrico de un hogar. Algunos debido a su alto consumo cuando están en funcionamiento, como puede ser un horno o una secadora, y otros porque están siempre en funcionamiento, como el frigorífico o el congelador. Por ello se hace cada vez más importante que el consumidor pueda tener una idea clara de cuál es el consumo y así poder decantarse por un modelo que evite una elevada factura eléctrica, gran emisión de gases a la atmósfera y grandes consumos de agua, en su caso.

Pero ¿qué es la etiqueta de eficiencia energética de los electrodomésticos?

Se trata de un etiquetado normalizado para todos los paises de la Unión Europea. En él se informa a los consumidores del consumo eléctrico de los electrodomésticos de una forma sencilla y muy visual. De esta manera es más sencillo poder comparar diferentes modelos de electrodomésticos para poder elegir el que menor consumo asociado a su utilización conlleva .

La etiqueta de eficiencia energética es obligatoria para los electrodomésticos que se comercializan en los países de la Unión Europea. Sin embargo, aunque son muchos los electrodomésticos que la incluyen, únicamente es obligatoria para frigoríficos, congeladores, lavavajillas, lavadoras, secadoras, hornos eléctricos y fuentes de luz. Debe estar colocada en un lugar visible para que el consumidor pueda verla con facilidad.

¿Por qué se realiza este cambio en la EEE (etiqueta de eficiencia energética)?

El etiquetado actual contiene algunos indicadores que pueden dar lugar a confusión por parte del consumidor. Ya que en la clasificación más eficiente, la letra A, existen 3 subclasificaciones según el número de signos + que lleven aparejadas. Así, en la actualidad, podemos encontrar A, A+, A++ y A+++. De esta manera un consumidor podía pensar que si compraba un electrodoméstico de eficiencia energética A+, lo que supone un ahorro económico en la compra del electrodoméstico, estaba haciendo una compra eficiente, al tratarse de una clasificación A, pero en la actualidad se le considera poco eficiente.

Diferencias entre la etiqueta actual y la nueva

Etiqueta antigua
Etiqueta actual. Deja de estar en uso a partir del 28 de febrero de 2021
Etiqueta nueva
Etiqueta nueva. De uso obligado a partir del 1 de marzo de 2021

La actual clasificación de la etiqueta de eficiencia energética cuenta con cuatro categorías. Estas categorías van desde la A hasta la D. Como hemos comentado anteriormente, además la categoría A está a su vez subdividida en 3 categorías más.

La nueva etiqueta elimina las subclasificaciones de la categoría A y añade nuevas categorías hasta la letra G. Así, con esta nueva etiqueta, las siete categorías van de la A a la G. De la misma manera que antes, la mayor eficiencia energética la representa la letra A y va disminuyendo hasta representar el electrodoméstico de menor eficiencia energética, y por ello menos recomendable, la letra G.

Otra diferencia de esta nueva etiqueta es que incorpora un código QR para que podamos recibir desde nuestro móvil información adicional. En esta información podemos encontrar el nombre del fabricante o proveedor, modelo completo y su clasificación energética.

También se incluyen en la nueva etiqueta los decibelios que emite durante su uso (que también se incluía en la anterior), resolución de pantalla, capacidad o tamaño. Esos datos se emplearán, por el momento, en lavavajillas, lavadoras, frigoríficos y televisores.

Otro cambio es que se personalizan los datos de consumo según el tipo de electrodoméstico. Por ejemplo, para lavadoras y lavavajillas el consumo vendrá reflejado por ciclos de lavado (para 100 lavados) y en frigoríficos vendrá por unidad de tiempo. También se incluye información sobre la duración de los programas ecológicos en lavadoras-secadoras y lavavajillas.

Equivalencia entre las actuales clasificaciones y las de la nueva EEE

Conversión de la eficiencia energética
Imagen de la conversión a las nuevas categorías según la nueva etiqueta de eficiencia energética

Para que puedas conocer las equivalencias entre la actual clasificación y la nueva, hemos preparado una imagen comparativa. De esta forma podrás tener una idea muy visual de cómo queda la clasificación de tus actuales electrodomésticos con respecto a la nueva norma.

Si te interesa conocer cuáles son los electrodomésticos que mayor consumo provocan en tu factura, puedes leer nuestro post aquí.

Y si te resulta interesante nuestro artículo puedes compartirlo en tus redes sociales. Así llegaremos a más personas y podremos, entre todos, ayudar reducir nuestra huella climática porque el futuro no está escrito.