¿Eres de los que tiran o no compran frutas y verdura sólo por su aspecto? Te explicamos por qué no debes hacerlo

¿Eres de los que tiran o no compran frutas y verduras sólo por su aspecto?


Una tercera parte de las frutas y verduras que se producen en los campos no llegan a ser comercializadas nunca debido a que su aspecto, color o tamaño no cumple los estándares que marcan los mercados. Y una vez llegan al mercado, hay gente que son de los que tiran o no compran frutas y verduras por su aspecto.


¿Serías de los que tiran o no compran estas verduras sólo por su aspecto?
¿Serías de los que tiran o no compran estas verduras sólo por su aspecto?

Los consumidores debemos de perder la costumbre de comprar los productos naturales de la huerta por su aspecto y desechar aquellos que son “feos” a nuestro parecer. Así que en yoaprovecho, te enseñamos a no ser de los que tiran o no compran frutas y verduras sólo por su aspecto.

Aunque bien es cierto que la primera criba la realizan los supermercados cuando no compran frutas y verduras que no cumplen los cánones de mercado, si los consumidores comprásemos sin tener en cuenta dichos cánones, podría evitarse gran parte del desperdicio alimentario que se produce en el mundo. Y con ello, evitar tanto las grandes emisiones de CO2 a la atmósfera que se producen en los vertederos debido a la descomposición de los deshechos, como un consumo excesivo de recursos naturales que se han producido en su cultivo para finalmente acabar tirados a la basura.


Conoce el gran gasto que supone la cosecha de frutas y verduras


Cuando una fruta o verdura es cosechada, ha conllevado un gran gasto de recursos como son los nutrientes de la tierra donde se cosecha, el agua que necesita para crecer, los semillas que se han sembrado, el trabajo personal y el gasto de combustibles. Debemos también contar la consecuente emisión de CO2 a la atmósfera, de las maquinarias empleadas en el cultivo y recolección de la cosecha. Así como de la puesta en mercado. Si esa fruta o verdura no es comprada por el establecimiento final o por el consumidor únicamente por su aspecto, todos esos recursos se habrán utilizado en balde.


Deja de ser de los que tiran o no compran las frutas y las verduras sólo por su aspecto


Supermercados y consumidores tenemos que ser conscientes de que la naturaleza es caprichosa y que los productos naturales no pueden ser todos idénticos. Sino que unos son más grandes, otros más redondos, otros tienen colores más vivos, etc. Pero no debemos pensar que es su aspecto el que le confiere su sabor o calidad nutricional. Si comparamos una manzana perfecta con otra que tiene la piel más fea o no es tan redonda, comprobaremos que su sabor es el mismo, y que por lo tanto, no debemos ser de los que tiran o no compran frutas y verduras sólo por su aspecto.


No deberías tirar o no comprar estas frutas sólo por su aspecto
No deberías tirar o no comprar estas frutas sólo por su aspecto

Hablemos de los productos de aspecto perfecto


Si en el mercado nos encontramos un producto natural en el que todas las piezas son iguales en aspecto, debemos saber que es debido a que se trata de cultivos modificados genéticamente para mejorar su aspecto. Y que los más “feos” son productos más naturales. Si buscamos una piel lisa y brillante probablemente nos estemos perdiendo un sabor más natural y un precio inferior, ya que cuántos más tratamientos se les da a las frutas y verduras para acercarlas a los estándares del mercado, mayor será el precio que el consumidor tiene que pagar por ellas. Además, probablemente esa fruta o verdura acabe siendo consumida una vez ha sido pelada e incluso triturada.


¿Realmente queremos pagar un precio superior sólo por su aspecto?


También debemos tener en cuenta que los agricultores han destinado recursos a la producción de esas frutas y verduras y si gran parte de ellas no pueden ser puestas en mercado debido a su estética, los productos que sí llegan al consumidor final acaban por llevar un recargo en su precio para poder asumir las pérdidas de todos los productos que no se llegan a vender, lo que implica que los consumidores debemos pagar un precio superior, debido a que a menor cantidad de un producto, mayor es su precio. Por lo que es una buena idea pensar también en nuestro bolsillo, para poder ahorrar en nuestras compras de productos de la huerta.


Nuestro compromiso con la concienciación en contra del desperdicio alimentario


Debido a todas estas cuestiones, en la actualidad, ya existen algunos establecimientos que ponen a la venta esas frutas y verduras de peor aspecto a un precio inferior al de mercado debido a su concienciación con el desperdicio alimentario que se produce diariamente en todo el mundo.

Desde Yo aprovecho queremos también contribuir a evitar el desperdicio y, por ello, ponemos en contacto a establecimientos de alimentación con consumidores concienciados para que puedan poner a la venta, a precios inferiores de los de mercado, esos productos de la huerta que por ser más “feos” no consiguen vender. Conoce nuestro compromiso.

Esperamos que, a partir de ahora, consumas frutas y verduras “feas” y evites tirar o no comprarlas sólo por su aspecto, porque ya sabes que “el sabor está en el interior”.