TRATAMIENTO DE RESIDUOS. DIFERENTES TIPOS Y SU CLASIFICACIÓN

Tratamiento Residuos

Estamos acostumbrados a escuchar que, si queremos reducir nuestra huella climática, debemos reducir nuestros residuos al máximo. También que tenemos que evitar la compra de envases de plástico y otros materiales que son más contaminantes y optar por envases reutilizables y de materiales compostables y respetuosos con el medio ambiente. 

También sabemos que tenemos que depositar cada tipo de residuo en su contenedor correspondiente para que se produzca su reciclaje pero es importante conocer bien qué residuo va en cada contenedor así como cuáles se pueden reciclar y cuáles no. Si quieres saber más sobre la contaminación que se produce por los diferentes residuos, puedes leer nuestro post sobre los tipos de contaminación.

Pero es muy importante saber que, aunque realicemos una clasificación correcta antes de verter nuestra basura en los contenedores, no todos nuestros residuos son reciclados. De hecho, en España, se recicla únicamente el 35-40% de todos los residuos, lo que deja a nuestro país en uno de los últimos puestos del ranking europeo. Un porcentaje que no solo afecta a nuestro planeta, por la gran cantidad de emisiones de gases efecto invernadero que emitimos a la atmósfera, sino que también conlleva el pago de unos impuestos y multas por incumplimiento de normativa que merman la economía de nuestro país.  

Recuperación y reciclado de residuos

Es importante clasificar tus residuos antes de depositarlos en el contenedor.

Se trata de dos conceptos que es bueno conocer.

La recuperación se basa en separar componentes para que, mediante un correcto tratamiento, puedan ser de nuevo utilizados. Aquí podemos encontrar los tarros de vidrio, piezas metálicas o briks.

El reciclado trata de realizar un tratamiento para conseguir la concentración de materiales recuperados para su posterior aprovechamiento. Así podemos encontrar el reciclado directo donde los materiales no sufren grandes cambios y el reciclado indirecto en el que los materiales son transformados para emplearse de otras formas.

Compostaje

Podríamos decir que es un tipo de reciclaje ya que se trata de una transformación de los residuos. El compostaje es un tipo de tratamiento de residuos que no es muy utilizado en nuestro país aunque debería implementarse en más lugares debido a la importancia que tiene. Se trata de hacer compost con el material orgánico procedente de los restos de vegetales de los hogares y negocios. Este compost se emplea después como abono para la agricultura.

El problema se basa en que, para que el compost sea de calidad (y no contaminante) debe formarse con residuos orgánicos que no lleven otras sustancias como metales pesados. Por ello, las personas que viertan sus residuos en este tipo de contenedor deben ser responsables y realizar una buena clasificación de sus residuos orgánicos antes de depositarlos.

Técnicas de tratamiento de residuos

Después de lo que hemos visto, podemos decir que el tratamiento de residuos se basa en aprovechar los elementos tal y como se encuentran, transformarlos para darles otro uso o no realizar ninguna de estas acciones. Así las diferentes técnicas se clasifican según el proceso que realicen:

  • Recuperar la materia prima para su reutilización
  • Eliminar o reducir las sustancias tóxicas
  • Emplear como fuente de energía
  • Depositar en vertedero.

1.- Incineración:

Se produce la destrucción de los residuos térmicamente mediante su oxidación completa transformando los residuos en gases de combustión y productos sólidos como cenizas y escorias.

Aunque mediante plantas especializadas es posible generar energía eléctrica con el proceso de incineración, no es algo que esté implantado en nuestro país.

2.- Pirólisis:

Se trata, al igual que la incineración, de un tratamiento térmico de residuos donde estos se calientan a altas temperaturas con una cantidad limitada de oxígeno. El proceso se lleva a cabo en un contenedor sellado a alta presión por lo que es más eficiente que la incineración y produce mayor cantidad de energía para su utilización.

3.- Vertido controlado:

El sistema de vertido controlado es uno de los más empleados en los paises pese a su alta contaminación.

Aunque se emplea cada vez menos en pro de otros sistemas más sostenibles, su reducido coste respecto a los otros sistemas de tratamiento de residuos hace que se siga empleando en la mayoría de los países. El problema de este tipo de tratamiento es que los materiales degradados van filtrando sustancias tóxicas al terreno degradándose y llegando a contaminar aguas subterráneas. Sin contar con la cantidad de gases efecto invernadero que emiten a la atmósfera en su descomposición.

Tipos de residuos según donde se producen

1.- Residuos domésticos:

Son los residuos generados en los hogares debido a las actividades domésticas. También se incluyen en esta clasificación los residuos similares a éstos que son generados en servicios e industrias. Importante conocer el dato de que se estima que cada habitante genera casi 500kg al año de residuos.

2.- Residuos comerciales:

Se trata de los producidos por la actividad propia del comercio al por mayor o al por menor, la restauración, las oficinas, etc.

3.- Residuos industriales:

Aquí podemos encontrar los residuos resultantes de los procesos de fabricación, transformación, limpieza o mantenimiento de la actividad industrial.

4.- Residuos peligrosos:

Son los residuos que presentan características peligrosas y los recipientes que los hayan contenido.

Conviene aclarar que todos los tipos de tratamiento de residuos producen contaminación durante su proceso en mayor o menor medida, de ahí la importancia de reducir nuestra cantidad de residuos empleando el sistema de economía circular del que te hablábamos en nuestro post. De este modo si la gestión de residuos que se hace en nuestra población no es la más idónea, al menos, lograremos reducir nuestra huella climática.

Dinos ¿Qué haces para reducir tus residuos? Puedes contárnoslo en los comentarios. Y, si te gusta nuestro artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales. Así llegaremos a más personas y podremos, entre todos, reducir el daño a nuestro planeta porque el futuro no está escrito.