Pequeñas acciones que puedes hacer contra la crisis climática

Tu también puedes ayudar a evitar la crisis climática


¿Eres de los que piensan que para evitar la crisis climática la responsabilidad recae en las grandes empresas que tienen que modificar su forma de producir para evitar sus emisiones de CO2? ¿Crees que las pequeñas acciones que realizamos las personas de forma individual no tienen efecto en evitar la crisis climática? Si es así, lee este post y verás cómo cada uno de nosotros, con pequeñas acciones diarias, podemos evitar la emisión de toneladas de CO2 que tanto daño hacen a nuestro planeta.


Nuestro mundo está habitado por más de 7.600 millones de personas y todos nosotros emitimos CO2 a la atmósfera. Únicamente por respirar, entre todos, emitimos 2,8 millones de CO2 cada año. Se trata de aproximadamente el 10% de todas las emisiones que se producen anualmente. Por supuesto, esta cantidad no podemos modificarla ya que no podemos dejar de respirar, pero lo que sí podemos modificar son nuestros hábitos del día a día para reducir nuestra huella ecológica y ayudar a evitar la crisis climática. Sigue leyendo y verás cómo puedes modificar tus hábitos fácilmente y evitar miles de toneladas de gases efecto invernadero.


1.- No desperdicies alimentos, pon tu granito de arena contra la crisis climática:

Si nos conoces ya sabrás que nuestra filosofía se basa en evitar el desperdicio alimentario ya que se trata de una de las acciones que mayores emisiones de CO2 provocan además de un desperdicio enorme de recursos naturales. Cuando tiramos alimentos a la basura estamos tirando, además del trabajo de muchas personas, los recursos naturales que se ha empleado en su cultivo, cría o producción. También se desperdician las emisiones de gases efecto invernadero que se han producido por su transporte, envasado y puesta a tu disposición, por no hablar de las emisiones que se producen en la gestión de los residuos y en la descomposición de los mismos que se produce en los vertederos de todo el mundo.

Si empiezas a aprovechar mejor tus alimentos obtendrás un ahorro económico a la vez que reduces tu huella climática ya que a menor cantidad de basura, menor impacto climático..


2.- Mejor frutas y verduras:


Evita la crisis climática con el consumo de más frutas y verduras
Una forma de ayudar a evitar la crisis climática es consumiendo más frutas y verduras

La producción de productos cárnicos conlleva gran cantidad de emisiones de gases efecto invernadero además del consumo de enormes cantidades de recursos naturales que, como bien sabemos, no son inagotables. Si reduces o eliminas de tu dieta el consumo de carnes y sus derivados, estarás reduciendo también la emisión de gases efecto invernadero a la atmósfera como son el metano y el dióxido de carbono.

Consumiendo más frutas, verduras y cereales llevarás una vida más sana a la vez que ayudas a evitar la crisis climática.


3.- Compra en negocios locales:


La compra en negocios locales es una compra más sostenible ya que, además de ayudar a las personas, que muchas veces son tus propios vecinos, colaboras en el crecimiento económico de tu región. Los negocios locales provocan menos emisiones de gases a la atmósfera debido a que, al tratarse de negocios regionales o más pequeños, realizan sus compras en otros negocios de proximidad por lo que, generalmente, se trata de productos locales que generan menor impacto climático.

Otro tema muy importante es evitar las compras impulsivas. Compramos más prendas, muebles, pequeños electrodomésticos y tecnología de lo que realmente necesitamos, almacenando o desechando otros que están en perfecto estado de uso. Estas acciones provocan una gran huella climática por lo que, antes de comprar, piénsatelo dos veces y si, finalmente, decides comprarlo lleva a una tienda de segunda mano, vende a otra persona o dona el objeto que ya no te sirve para colaborar con la economía circular y ayudar a evitar la crisis climática.

Cuando realices tus compras de moda, decántate por la ropa ecológica y de comercio justo y así reducirás tu huella climática.


4.- Evitar los medios de transporte no ecológicos es ayudar a reducir la crisis climática:


Si comparamos las emisiones de CO2 a la atmósfera de los diferentes medios de transporte con respecto a la misma cantidad de kilómetros recorridos, podemos establecer que los medios de transporte más contaminantes son, de mayor a menor: el avión, el coche, la moto, el autobús y el metro o tren.

Así que si vas a hacer largos viajes es mejor, siempre que sea posible, evitar el avión y sustituirlo por el tren. Lo mismo para largos viajes que puedas realizar en coche, mejor sustituirlo por el tren. En el caso de los viajes más corto reducirás tu huella climática si dejas el coche en casa y haces el trayecto en metro o tranvía. Y para eliminar toda posible emisión de gases efecto invernadero debido a tus desplazamientos, nada como utilizar la bicicleta o ir a pie, ya que a la vez que dejas de emitir CO2, haces ejercicio y mejoras tu salud.


5.- Evita las pérdidas de electricidad:


Evitar la crisis climática reduciendo el consumo de electricidad
Con pequeños gestos diarios podemos reducir el consumo de electricidad y ayudar así a evitar la crisis climática

Aunque no nos demos cuenta, hay pequeños gestos que podemos realizar a diario para evitar las pérdidas de electricidad que, sin darnos cuenta, se produce en nuestro hogar. Para evitar el consumo eléctrico de los electrodomésticos que tienen luz de stand by, lo mejor es conectarlos a una regleta de enchufes que disponga de interruptor, así podremos apagarlos cuando no los vayamos a usar y evitar ese consumo innecesario de electricidad. Si no es posible esta opción, desenchúfalos directamente cuando no los vayas a utilizar. Verás que ahorrarás en tu factura eléctrica y evitarás la emisión de gases nocivos a la atmósfera.

Otra acción que debes implementar en tu día a día es la de apagar las luces de todas las estancias que se encuentren vacías, así como aprovechar, al máximo, la luz solar que pueda entrar por tus ventanas.

Cuando tengas que renovar algún aparato eléctrico hazlo por uno que sea de bajo consumo. Lo mismo debes hacer con las bombillas, siempre cambiarlas por las de menor consumo.

Desenchufa siempre los cargadores de los aparatos electrónicos cuando no estén en uso ya que consumen electricidad.

Cuando pongas la lavadora, ponla a baja temperatura y con carga completa para evitar desperdiciar energía.


6.- Uso de plásticos:


Evita la compra de productos de plástico de un sólo uso pero, si ya los tienes en casa, no olvides nunca reciclarlos echándolos en el contenedor adecuado.

No compres botellas de agua de plástico, lleva siempre contigo una botella reutilizable de cristal, silicona o metal para poder rellenarla en cualquier momento.

Para evitar la compra de recipientes plásticos de tus detergentes y limpiadores, reutilízalos comprando en tiendas a granel o haciendo tus propios detergentes y limpiadores ecológicos y naturales.

Y cuando vayas a comprar no olvides llevar tus propias bolsas de tela o materiales ecológicos para evitar las bolsas de plástico que son, en gran medida, culpables de la crisis climática y la pérdida de la biodiversidad.


Si deseas ampliar información sobre estas acciones puedes visitar nuestro blog donde encontrarás otros artículos con información más detallada sobre los beneficios que, para el planeta, conlleva hacer estos cambios en tu vida.