Cómo usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible (2ª parte)

usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible


Como te explicábamos en nuestro anterior artículo no hay por qué dejar de utilizar nuestros electrodomésticos que tanto nos facilitan la vida sino que, mediante algunos trucos, es posible hacer un uso más sostenible de ellos para conseguir reducir nuestra huella de carbono.


A continuación pasamos a relacionar trucos para reducir el consumo en otros de los electrodomésticos que tenemos en nuestros hogares. Aprende a usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible:


6.- Secadora:


Aunque la secadora es uno de los electrodomésticos que más energía eléctrica consumen, y debe evitarse su utilización, si no tienes más remedio que utilizarla debes saber que es posible reducir su consumo eléctrico si antes de introducir la ropa mojada en su interior, la centrifugas al máximo en la lavadora. Otra forma de que su uso sea un poco más sostenible, si tienes que ponerla dos o más veces, consiste en hacerlo de forma continua aprovechando así el calor residual del primer secado para el siguiente.

Si tu secadora dispone de programa económico debes utilizarlo para reducir tu factura eléctrica y si vas a planchar la ropa nada más sacarla de la secadora el programa punto plancha será el ideal, ya que no seca al 100% la ropa para que el último secado se lo dé la plancha.

Debes aprovechar cada secado llenando la secadora al máximo permitido según su capacidad y, para evitar que te quede la ropa muy arrugada y tener que estar más tiempo planchando, puedes añadir bolas de secado que airean la ropa mientras se seca para que queden menos arrugas y consiguen que el calor se reparta mejor por toda la ropa, reduciendo así el tiempo de secado y de posterior planchado.

En cuanto al agua que evacua, si tienes la posibilidad, aprovéchala para fregar el suelo o añadir a la lavadora en el próximo lavado ya que se trata de agua completamente limpia.


7.- Deshumidificador. Más trucos para usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible:


Para evitar la humedad en tu hogar, antes de utilizar un deshumidificador, debes saber que es posible reducirla ventilando bien las habitaciones. En la cocina emplea el extractor de humos con lo que reducirás la humedad. En los cuartos de baño coloca extractores para que saquen la humedad que se forma cuando te duchas y evita secar ropa en el interior de tu vivienda ya que aumenta la humedad ambiente.

Si aun así no consigues deshacerte del exceso de humedad en tu hogar y necesitas instalar un deshumidificador eléctrico, debes saber que existen diferentes modelos con diferentes consumos eléctricos y que la humedad ideal está comprendida entre un 50 y un 65% aunque se considera aceptable entre un 40 y un 70%, por lo que utilizando un humidificador programándolo para que se pare solo cuando se encuentre entre esos intervalos conseguirás ahorrar electricidad.

También debes conocer que el agua que atrapa el humidificador es un agua limpia desmineralizada, libre de ácaros y de cal por lo que puedes utilizarla sin ningún problema para tu plancha, limpiar los cristales, el coche, fregar el suelo o añadir a la lavadora, de esta forma ahorrarás también agua.

Como en todos los aparatos eléctricos, un buen mantenimiento y limpieza hará que funcione correctamente y emplee la electricidad justa en cada uso.



usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible es posible. Aprende cómo hacerlo con tu aspiradora
Mantener tu aspiradora en buen estado es la clave

8.- Aspiradora:


Para que tu aspiradora no realice un consumo excesivo de electricidad debe tener sus cepillos en buen estado ya que en caso contrario necesitará más esfuerzo para absorber la suciedad. También funcionará mejor evitando que su motor tenga que trabajar en exceso si se encuentra en buen estado de limpieza, con su depósito libre de suciedad al igual que sus conductos. No olvides la importancia de usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible para ayudar a salvar nuestro planeta.


9.- Lavavajillas:


En otros post anteriores os hemos comentado que es mejor emplear el lavavajillas que lavar a mano debido a que consume menos cantidad de agua, pero también es posible hacer un uso más sostenible de tu lavavajillas para consumir la menor cantidad posible de agua y electricidad. Para ello debes cargar tu lavavajillas a plena carga, si tiene programa de media carga podrás ponerlo a la mitad, coloca siempre cada elemento en su lugar correspondiente según las indicaciones de cada modelo ya que así se producirá una limpieza óptima.

Para evitar un consumo excesivo de agua debes saber que no es necesario enjuagar los platos, cubiertos y cacerolas antes de introducirlos en el lavavajillas ya que los detergentes trabajan mejor si no lo haces debido a que se diseñan para que se adhieran a la suciedad para poder limpiar mejor y, por la misma razón, no es necesario emplear el programa de enjuagado del lavavajillas. Este programa solo debes utilizarlo si los platos sucios estarán varios días en el lavavajillas antes de su lavado para evitar que la suciedad se seque en exceso y no se realice un buen lavado.

En este caso, al igual que con la lavadora, si empleas detergentes ecológicos conseguirás un lavado más sostenible.


10.- usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible es posible. Trucos para tu termo eléctrico:


Si en casa utilizáis termo eléctrico sabrás que es uno de los elementos que mayor consumo provocan en tu factura eléctrica por lo que para evitar despilfarrar en exceso debes cambiar tus baños por duchas así consumirás menos agua y en consecuencia menos electricidad. Otra forma de reducir su consumo es colocando programadores en su enchufe para que únicamente funcionen antes de vuestra hora de aseo. Si no es posible porque lo utilicéis a diferentes horas del día, también puedes evitar un consumo de electricidad innecesario si colocas su termostato a la temperatura necesaria reduciéndola en verano para evitar calentar un agua que no se va a utilizar.


11.- Congelador:


Para todos los que evitamos el desperdicio de alimentos, el congelador es un electrodoméstico imprescindible y cuanto más grande mejor porque así podemos conservar durante más tiempo nuestros alimentos en buen estado evitando el tener que tirarlos. Usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible también nos ayuda en nuestra lucha contra el desperdicio de alimentos.

El congelador es, junto con el frigorífico, uno de los electrodomésticos que mayor consumo producen en una casa debido a que siempre están en funcionamiento. Para evitar un consumo excesivo, debes mantener una temperatura óptima que está comprendida entre -18 y -20ºC ya que así todos los alimentos estarán bien congelados evitando las bacterias y no consumirá electricidad en exceso. Si tu congelador no dispone de termómetro puedes introducir uno para saber en qué número deberás colocar su termostato y evitar consumir de más.

Otra forma de evitar un mayor consumo es, al igual que en el frigorífico, introducir los alimentos una vez fríos, no llenar en exceso los cajones para que el aire frío pueda circular bien entre los alimentos y no abrir en exceso la puerta.

También debes mantenerlo limpio sin exceso de hielo y comprobar que la goma de puerta cierre correctamente para evitar que pueda entrarle aire caliente del exterior obligando a su motor a trabajar en exceso para mantener las bajas temperaturas.



usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible. Aprende cómo hacerlo con la calefacción
Es posible no pasar frío en casa durante el invierno y ahorrar energía

12.- Calefacción. Usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible es más sencillo de lo que crees


Si dispones de una calefacción a base de radiadores o convectores en tu hogar debes saber que para evitar un consumo excesivo debes mantener una temperatura de 21ºC para que, aunque tengas que abrigarte un poco, no consumas en exceso. Aunque si tienes bebés en casa es mejor que esa temperatura sea algo más alta pero que no supere los 24ºC. En las habitaciones conviene mantener una temperatura de 18ºC para un mejor descanso al igual que en el resto de la casa si va a estar vacía durante algunas horas.

No utilices tu calefacción para secar la ropa colocándola sobre ella a modo de tendedero ya que harás que aumente su consumo además de poder producir la aparición de mohos perjudiciales para tu salud y la de los tuyos.

Cuando ventiles la casa acuérdate de apagar la calefacción para evitar que esté trabajando mientras todo el aire caliente sale por las ventanas.

Debes saber que el mejor lugar para instalar tus radiadores es bajo las ventanas ya que así se favorece la mejor distribución del aire caliente por la habitación. Deben estar libres de obstáculos sin muebles o cortinas que les estorben.

Para mantener la temperatura del interior de tu hogar sin consumir en exceso debes comprobar que no existen pérdidas por puertas y ventanas así como aprovechar al máximo la entrada del sol por las ventanas.


Nos gustaría saber qué otros trucos utilizas para reducir el consumo de tus electrodomésticos, puedes contárnoslo en los comentarios. Y si te gusta nuestro artículo puedes compartirlo en tus redes sociales para que podamos llegar a más personas y logremos, entre todos, cuidar nuestro planeta.