Cómo usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible (1ª parte)

usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible


En la era en la que vivimos se hace impensable vivir sin disponer en nuestras casas de electrodomésticos de todo tipo para que nos hagan la vida más fácil, quitándonos trabajo y esfuerzo al realizar ciertas tareas para que podamos dedicar nuestro tiempo a lo que deseemos. Pero sabemos que con ello estamos consumiendo unos recursos naturales que, si realizásemos las tareas personalmente, no sería necesario consumir. Por ello, vamos a explicarte cómo puedes utilizar tus electrodomésticos de una forma más sostenible para reducir tu huella de carbono en el planeta.


No, no se trata de dejar de utilizar los electrodomésticos y volver a la vida de nuestras abuelas, en las que todas las tareas se realizaban manualmente, sino que vamos a darte consejos para que el uso que hagas de ellos sea de la forma más sostenible posible. Lo primero que debes hacer, y que por todos es bien conocido, es cuando vayas a comprar un electrodoméstico, fijarte muy bien en la etiqueta para comprar un modelo con el menor consumo posible (A+++) de electricidad y/o agua.

A continuación vamos a detallarte los trucos que puedes utilizar para usar tus electrodomésticos una forma más sostenible:


1.- Frigorífico:


Lo primero que debes saber es que la temperatura a la que lo pongas no debe ser la misma en verano que en invierno ya que, debido a la temperatura exterior que se introduce en tu frigorífico cada vez que abres la puerta, en verano deberás bajar su temperatura para que se encuentre entre los 0º y los 5ºC. Ahora pensarás que entonces vas a consumir más electricidad pero, si no bajas su temperatura, tus alimentos no se conservarán en buen estado y deberás desecharlos para evitar una intoxicación con el consiguiente gasto de dinero y desperdicio de alimentos que estarás produciendo.

El frigorífico es el electrodoméstico que mayor consumo provoca en un hogar debido a que está en funcionamiento las 24h del día, por ello, debemos disponer de recursos para que ese consumo sea el menor posible.

Para que consuma menos electricidad, debes mantenerlo limpio y evitar la acumulacón de hielo, para ello límpialo y descongélalo regularmente. También debe encontrarse en un sitio alejado de fuentes de calor como pueden ser otros electrodomésticos ya que ésto obligaría a su motor a realizar un mayor esfuerzo para mantener la temperatura necesaria.


Más trucos para usar tu frigorífico de forma más sostenible


También puedes evitar un mayor consumo eléctrico si dejas espacio entre los alimentos ya que así el aire podrá circular entre ellos y distribuir el aire frío adecuadamente.

Abre la puerta lo justo y necesario para que no se introduzca el aire caliente del exterior obligando a tu frigorífico a enfriar de nuevo el aire de su interior, para ello ábrelo las menores veces posibles e intenta cerrar su puerta lo antes posible.

Cuando vayas a introducir alimentos en él, nunca deben estar calientes ya que obligarán al motor del frigorífico a funcionar durante más tiempo para volver a lograr la temperatura óptima en su interior, así que ya sabes, déjalo enfriar antes de introducirlo en tu frigorífico.

También es un buen truco, cuando vayas a descongelar un alimento, hacerlo dentro del frigorífico, de esta manera el alimento se descongelará poco a poco manteniendo mejor sus propiedades y, además, disminuirás la temperatura de tu frigorífico con lo que evitarás un exceso de funcionamiento del motor.

Con todos estos consejos conseguirás una utilización de tu electrodoméstico más sostenible.


usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible es fácil. Aprende cómo hacerlo con tu ordenador
Los ordenadores portátiles consumen menos energía que los de sobremesa

2.- Ordenador:


Aunque dependiendo del tipo de ordenador y el uso que se le dé se consumirá más o menos electricidad, de media, un ordenador de sobremesa consume 10 veces más electricidad que un ordenador portátil.

Además debes saber que si vas a estar más de 20 minutos sin utilizar tu ordenador, es más barato apagarlo y volvero a encender cuando lo necesites que dejarlo encendido.

Así que ya sabes, si no necesitas demasiada potencia para tu ordenador y puedes trabajar con un portátil, decántate por un ordenador portátil para ser más sostenible.


3.- Aire acondicionado. Usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible es muy fácil:


Sí, sabemos que cuando hace mucho calor no tenemos más remedio que tirar del aire acondicionado pero podemos conseguir un uso más sostenible del mismo.

Si aún no te has hecho con uno de ellos, te diremos que el mejor sistema es el de dos piezas (una en el exterior y otra en el interior) con bomba de calor y con sistema inverter ya que, al ser más eficiente en su funcionamiento, consume menos electricidad. También debes evitar colocarlo en un lugar donde le dé el sol directo o cerca de otras fuentes de calor como lámparas o electrodomésticos.

La temperatura ideal para tener en una habitación es entre los 23 y los 25ºC pero si lo pones a 26ºC será mucho mejor para tu salud y tu bolsillo, ya que cada grado de bajes es un 8% de energía que ahorras.

También puedes ahorrar electricidad si colocas un ventilador en la habitación ya que hará que el aire frío se reparta uniformemente por la misma reduciendo el consumo de tu aire acondicionado.

Lo mismo ocurrirá si colocas las lamas en horizontal ya que así el aire frío se repartirá por igual por toda la habitación.

Otra manera de reducir su consumo eléctrico es hacerle una limpieza antes de cada temporada de uso, para ello, límpiale los filtros y rejillas de la parte que se encuentra en el interior de la casa y comprueba que las entradas de aire y el tubo de desagüe de la parte exterior no estén obstruidas. De esta forma tu aparato de aire tendrá que trabajar menos para enfriar y, en consecuencia, consumirá menos electricidad.


4.- Lavadora:


Aunque hoy en día las lavadoras conllevan menores consumos debes saber que para un solo lavado pueden emplearse hasta 60 litros de agua, por lo que, para hacer tus coladas de una forma más sostenible, lo mejor es que la uses a carga completa a no ser que tu lavadora disponga de programa a media carga, pero siempre respetando la carga máxima ya que un exceso de carga hará que tu ropa no salga bien limpia además de poder producir una avería en tu electrodoméstico. Para saber si has sobrepasado la carga máxima de tu lavadora comprueba que puedes introducir tu puño cerrado entre la ropa y la parte superior del tambor con facilidad.

No te excedas en el uso del detergente, una mayor cantidad de la necesaria no hará que tu ropa salga más limpia, sin embargo, aumentará el tiempo de enjuagado con el consiguiente aumento de consumo de agua y electricidad.

Además, para que tu lavado sea aún más sostenible, recuerda utilizar detergentes ecológicos y evitar los suavizantes.

Utiliza programas cortos y a baja temperatura ya que por aumentar el tiempo o la temperatura de lavado tu ropa no va a salir más limpia pero sí consumirás más electricidad.

Si puedes, no viertas el agua del enjuagado al desagüe y empléala para otros usos en tu hogar como fregar el suelo o limpiar el coche y así también ahorrarás agua. Recuerda que usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible es esencial para ahorrar energía y evitar el consumo irresponsable de recursos.


5.- Horno o microondas. Descubre cómo usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible:


Usar tus electrodomésticos de una forma más sostenible. Te contamos como hacerlo con tu horno o microondas
Podemos evitar el consumo excesivo sabiendo cómo utilizar nuestro horno y microondas de una forma más sostenible

En nuestro post sobre como cuidar del medio ambiente desde tu cocina ya te explicábamos cómo consumir menos electridad al cocinar pero ahora vamos a contarte qué electrodoméstico entre un horno y un microondas es más sostenible.

Quizá lo has acertado, sí, consume menos energía el microondas debido a que cocina de forma más rápida por lo que, con su uso, podemos llegar a ahorrar hasta un 60% de electricidad con respecto al horno. Aun así si quieres utlizar el horno debes saber que el que menos energía consume es el de convección.

Para evitar un consumo excesivo cuando cocines en el horno convencional debes evitar abrir la puerta, ya que cada vez que la abres se pierde un 20% del calor del interior obligando a tu horno a consumir mayor electridad para volver a aumentar la temperatura.

También es una buena idea cocinar varios platos simultáneamente para aprovechar el consumo así como apagarlo antes de que la cocción se haya finalizado para aprovechar el calor residual que hay en el interior de tu horno. Y debes saber que puedes eliminar o disminuir los tiempos de precalentamiento antes de introducir los alimentos y así reducir tu factura eléctrica.